El óxido es el peor enemigo de vehículos, lanchas, maquinarias y cualquier equipo que esté expuesto al oxígeno y agua. Cuando están cerca del mar, la sal los hace aún más vulnerables y es necesario contar con un desoxidante efectivo y de rápida acción.

La función de un desoxidante es directa y es específicamente remover el óxido fácilmente de superficies ferrosas. Las lijas, cepillos y otros equipos no pueden eliminar estos daños, la utilización de éste producto es fundamental para alargar la vida útil de tu equipo.

En Lubvenca Oriente recomendamos el LUB-OXI-2 un producto concentrado de gran poder desoxidante, de fácil aplicación y manejo sobre cualquier superficie que necesite ser desoxidada.

Se trata de un desoxidante pasivador concentrado que actúa por contacto, capaz de remover óxido, manchas, carbón y mucho más, dejando la superficie suave y limpia

A %d blogueros les gusta esto: